Pascual Pascual, Juan Toribio

BIOGRAFÍA

En una de las Jornadas sobre la deportación republicana celebradas en Ejulve (Teruel) una de las personas que participaba nos aportó información muy valiosa sobre el entorno familiar de Juan que fue ampliada posteriormente por algunas personas que habían sido sus vecinos. Se trataba de una familia muy humilde con escasas propiedades. José, el padre, era ciego y se mantenía mendigando por los pueblos de los alrededores y con la ayuda solidaria de sus vecinos. No fue fácil la vida de la familia con una nutrida descendencia formada por dos varones y cuatro hijas.  Juan nació el 16 de abril de 1900.

Las hermanas de Juan fueron marchándose de Ejulve hacia Barcelona  en busca de una colocación que les permitiese salir de aquella situación de pobreza en que se criaron.  Parece ser que los hijos quedaron en Ejulve trabajando como jornaleros y dedicándose también al pastoreo de un rebaño de cabras por los montes de Ejulve.

Juan se casó con  María Joaquina Gargallo también de Ejulve. Poco después de su matrimonio se trasladaron a vivir a Foz Calanda, donde nacieron sus dos hijos Joaquín y Rafáel. Aunque las fechas y los acontecimientos vividos aparecen borrosos en la memoria de Joaquín y es difícil reconstruir la trayectoria de la familia con precisión, sabemos que Juan aconsejó a su hermano que se trasladasen todos a Barcelona donde vivían las hermanas; allí se instalaron y Juan entró en contacto con los anarcosindicalistas de la CNT, sindicato en el que militó de forma activa, lo cual acarreó algún disgusto al ser acusado, en 1934, de haberse encontrado armas en su domicilio.

Fijaron su residencia en la ciudad Condal, donde vivieron el final de la Guerra, Joaquín recuerda el peligro que corría su padre “un día vinieron a casa a avisarle que le buscaban  y se escapó a Francia” desconoce los motivos que le pudieron atemorizar y emprender la huida. Nunca más supo de él. La esposa de Juan, María Joaquina, parece ser que falleció en uno de los bombardeos que sufrió la ciudad Condal y  sus hijos Joaquín y Rafael volvieron a Ejulve donde buscaron cobijo en casa de sus abuelos paternos: Rafael, era el más joven e iba a la escuela, llevaba una mano muy destrozada como consecuencia del estallido de una bomba. También trabajaron como pastores cuidando las ovejas propiedad de diferentes vecinos de la localidad.

Las desgracias familiares no pararon aquí puesto que José, “el tío ciego”, murió en Molinos, a consecuencia de una ventisca que le sorprendió en sus inmediaciones. Timotea Pascual, la madre de Juan, una vez viuda, vendió las escasas propiedades y se trasladó a  Barcelona a casa de Manuela, su hija mayor, con quien vivió hasta su muerte. Joaquín y Rafael, huérfanos de padre y madre, fueron acogidos en casa de su tía Pura, la hermana menor de su padre, en Barcelona hasta que el momento en que se casaron.

Desconocemos el periplo particular de Juan durante su exilio francés y su itinerario hasta Mauthausen queda resumido a unos pocos datos: su detención por parte de los alemanes se produjo entre el 20  y 26 de mayo de 1940 en Saint-Dié, iniciándose un periodo de unos seis meses en los que estuvo interno en diferentes campos de prisioneros de guerra, siendo deportado desde el stalag V-D (matrícula 2809) en Estrasburgo al campo de Mauthausen donde ingresó el 13 de diciembre de 1940 con el nº 5111. Tres meses más tarde, el 29 de marzo de 1941, Juan fue transferido a Gusen adjudicándosele la matrícula 11421, lugar en el que halló la muerte el 8 de diciembre de 1941 junto a otros 22 republicanos españoles. Tenía 41 años de edad.