Calvo Pardinas, Francisco Luis

BIOGRAFÍA

Aunque conocíamos la procedencia de Francisco Calvo por su inclusión en el Livre Memorial, ignorábamos su identidad completa hasta la consulta de su partida de nacimiento inscrita en el Registro Civil de Alagón, localidad donde nació el 10 de octubre de 1915. Su transcurrir vital, hasta el momento de su deportación, lo hemos conocido gracias a la curiosidad de un grupo de alumnos de Secundaria de un colegio de francés, ubicado en las cercanías de París, que les llevó a interesarse por la historia que escondía una papeleta de una tómbola solidaria fechada en 1947, conservada en los archivos de la localidad de Ivry. De esta forma pudieron conectar con las hermanas de Francisco, residentes en la ciudad, quienes testimoniaron sobre la historia familiar, desde su llegada, procedentes de Alagón.

Aurelio Calvo y su esposa Antonia Pardinas salieron de Alagón en 1923 con sus cinco hijos para establecerse, como inmigrantes ilegales, en la localidad francesa de Ivy-Pont, situada en sureste del extrarradio de París. La elección de esta localidad estuvo motivada por ser el lugar de residencia, desde hacía varios años, de Pilar, una hermana de Aurelio. Los miembros de la familia fueron integrándose en la población, allí nacieron otros dos hijos más Jean y Pierre, y fueron desarrollando sus estudios, trabajo y aficiones con las dificultades propias de los emigrantes económicos de la época. 

Francisco tenía ocho años en el momento de su llegada a Francia y a los dieciocho años, en 1933, se naturalizó francés. Trabajaba en una fábrica de cajas de madera en Ivry y su afición deportiva le llevó a jugar al fútbol en el equipo de la cercana población de Vitry, junto a su hermano José. El año 1939 resultó fatídico en el devenir de la familia Calvo-Pardinas puesto que murió el padre, Aurelio, con 50 años y el inició de la Segunda Guerra Mundial acarrearía a la familia dramáticas consecuencias.

Militantes comunistas, Francisco y Andrés formaron parte de la Resistencia clandestina organizada en Ivry. Francisco fue detenido la tarde del 17 de agosto de 1942 cuando, a la salida del trabajo, acudió a una cita clandestina para recoger un paquete de octavillas que tenía que entregar aquella misma tarde. Una denuncia hizo que los policías de la comisaría de Ivry le detuviesen tras lo cual fue acusado de violar el decreto de ilegalización del Partido Comunista Francés. El 6 de enero de 1943, fue condenado, por la Corte de Apelación de París, a dieciocho meses de prisión y a pagar una multa de 1.200 francos, iniciando, a continuación, un itinerario por varias cárceles francesas: la Santé, la central de Melun y el Fort de Romainville, donde permaneció hasta agosto de 1944, cuando fue transferido al campo de Compiègne, antesala de su deportación a Alemania. En aquellos momentos en que los aliados avanzaban por el territorio francés, los alemanes llevaron a cabo el vaciado de las prisiones francesas, deportando a los internos al territorio del Reich para emplearlos, como mano de obra esclava, en las instalaciones de la poderosa industria bélica alemana.

El convoy que desde Compiègne partió hacia Alemania el 2 de julio de 1944, estaba formado por unos 2150 hombres de los que unos 560 fallecieron durante el transporte debido a las penosísimas condiciones en que se realizó. Francisco fue una de aquellas víctimas y el convoy ha pasado a la historia como "el tren de la muerte". Los testimonios de los supervivientes son una muestra de la crueldad y del trato inhumano al que fueron sometidos los millares de hombres y mujeres que tuvieron la desgracia de caer en manos de los nazis y sufrir su deportación en aquellos transportes infernales.

Pero mientras Francisco penaba en prisión e iniciaba el viacrucis de su deportación, su hermano Andrés combatía con la Resistencia -en el departamento Charente-Marítimo- a la que se había incorporado al negarse a su alistamiento forzoso en el Servicio de Trabajo Obligatorio. Mientras París era liberado, continuaba su lucha en La Rochelle, donde a finales de agosto aún quedaba un foco de resistencia alemana. El grupo de maquis, en el que luchaba Andrés, fue incorporado al ejército nacional francés y de esa forma se convirtió en un soldado de primera clase del 108.º Regimiento de Infantería, pero el 28 de octubre de 1944, la fortuna dio un quiebro y Andrés recibió un tiro en la cabeza durante un ataque de su unidad a un puesto alemán en La Gravella. El cuerpo de Andrés fue devuelto a la familia en mayo de 1949 y sus restos reposan en Ivry, en el cementerio de Monmousseau, en la calle dedicada a los militares víctimas de la guerra.

Fuente:

http://www.ivry94.fr/6862/sur-les-traces-dandre-et-francisco-calvo.htm