Burillo Andrés, Tomás

BIOGRAFÍA

Nació en Alacón el día 21 de diciembre de 1904. Cultivaba las tierras familiares y se casó con Victoriana Burillo, del mismo pueblo. Durante la República ejerció como guarda forestal y en aquellos años –según nos cuenta su hijo Federico- tuvo algún problema “con uno de derechas, al que pilló robando en una de sus viñas, se pelearon y eso, con los años, tuvo graves consecuencias para mi padre,...durante la Guerra estuvo perseguido por los dos bandos pues, al ver las injusticias que se estaban cometiendo, protesto diciendo que no había derecho a lo que hacían y se tuvo que esconder en el monte; mi madre le llevaba la comida a escondidas, y allí estaban también algunos de derechas que se escaparon por miedo. Tomás, se vio doblemente perseguido puesto que, cuando la toma de Alacón por parte de las tropas franquistas era inevitable en la primavera de 1938, los temores a sufrir represalias por parte de la derecha local le llevó a marcharse del pueblo, buscando refugio, como tantos otros, en tierras catalanas. 

Unos meses después de la separación definitiva del matrimonio nació su hijo, Federico, en Alacón, donde había quedado Vitoriana confiando que, al finalizar la Guerra, podrían rehacer su vida familiar en el pueblo. Pero ello no fue posible puesto que Tomás se vio arrastrado, con la Retirada republicana en las primeras semanas de 1939,  al exilio francés, los campos de refugiados y, finalmente, a la deportación.

Las cartas que conserva Federico nos ayudan a conocer el periplo de Tomás por tierras francesas. La primera noticia que tuvo Vitoriana de que su marido se encontraba bien, la tuvo al recibir una carta de una desconocida, María Nuez, quien le comunicaba que su marido se hallaba en Francia en buen estado de salud. Tomás estaba vivo y en buen estado, la esperanza volvió a renacer en Vitoriana quien esperaba ansiosa noticias directas de su marido que no se hicieron esperar: con fecha del 19 de febrero recibió su primera carta donde le explicaba que estaba bien, enviaba su dirección en la barraca 54 del campo de Barcarés, uno de los campos destinado a acoger a los exiliados españoles en las playas del sur de Francia

Por las cartas conservadas por Federico sabemos que se alistó en la 34 Compañía de Trabajadores encontrándose durante los primeros días de diciembre de 1939 en Saint Michel de Maurienne, cercano a la frontera italiana, donde llegaron tras un viaje de veintitrés horas de tren sin parar y también hace un frio intenso marca el termómetro 29 grados bajo cero así que solo podemos hacer leña y quemarla”.  

Tras su detención por los alemanes en junio de 1940 fue trasladado al frontstalag 123 situado en la localidad francesa de langres y de allí fue trasladado al stalag XB en Sandbostel (Alemania) desde donde, según su hijo, escribió su última carta a la familia, quedando cortada, definitivamente, toda comunicación con la familia. La esposa de Tomás no se quedó cruzada de brazos “removió cielo y tierra –explicaba su hijo -para ver si le daban alguna noticia, se trasladó a Barcelona y allí preguntaba continuamente en el consulado francés y el alemán pero nadie le sabía dar razones hasta que se puso en contacto con la Cruz Roja. Federico nos muestra, emocionado, las respuestas del Comité Internacional de la Cruz Roja donde se resumía el itinerario de Tomás, su deportación a Mauthausen y su fallecimiento el 3 de agosto de 1941 en el campo de Gusen: deportado a Mauthausen el 3 de marzo de 1941, donde ingresó con la matrícula 3249, fue trasladado a Gusen tres meses más tarde, donde falleció el 3 de agosto del mismo año.

El temor de Tomás a la represalias y que explican su huida en 1938, no eran infundadas: su nombre aparece en los listados enviados por las nuevas autoridades locales de Alacón, al fiscal de la Causa General en enero de1941, donde se le acusaba de ser sospechoso de haber participado “indirectamente”, junto a quienes habían formado parte del Comité local, en la represión ejercida contra tres vecinos de derechas, asesinados entre  diciembre de 1936 y abril de 1937. Algún detenido, señaló en su declaración que “a la entrada de las fuerzas rojas ... el presidente del primer comité era Tomás Burillo Andrés, que estuvo tres meses en el comité”. En aquella documentación se le señala como localizado en Francia, pero lo cierto es que, cuando se estaban llevando aquellas denuncias, Tomás estaba a punto de ingresar en Mauthausen e iniciar aquel periplo fatal.

CALVO GASCON, J.M. "Deportados a los campos nazis  nacidos en la comarca de Andorra-Sierra de Arcos (Teruel)", en Revista de Andorra, CELAN, nº 8, págs.133-177